lunes, marzo 06, 2006

...a las 16:07, otro nuevo hackeo fue lanzado a la red...

Sunday, Flamy Sunday (parte II)

Llamas!!!, flamígeros fantasmas envolviendo con furia el edificio, expeliendo su negro aliento al aire en columnas de humo que se elevaban y alejaban rápidamente.

No me dí cuenta cómo llegué al frente del edificio, por Alameda. Mucha gente ya se estba juntando... El rictus general era de pena. Al lado mío una mina lloraba, mientras llamaba por teléfono a su mamá y le contaba lo que estaba pasando. Tristeza. Mal que mal, se quemaba algo que era propiedad de todos nosotros. A pesar de lo infame que es su historia para mí, también me dió un poco de pena ver como se quemaba. La bandera chilena, al medio del edificio, flameaba, y amenazaba con quemarse en un trágico espectáculo si no hacían algo pronto.

El fuego comenzó por el lado oriente. Uno a uno los surcos de las murallas corrugadas se iban prendiendo con fuego... Se quemaba la pintura, y se ponía de color negro, mientras se chamuscaba. Adentro, se veían llamas grandes, y sonaba muy fuerte como si se estuvieran cayendo cosas del techo. La gente se juntaba afuera, y miraba el espectáculo. Ya empecé a pensar que era demasiado voyerismo deleitarse con la imagen macabra de la destrucción... pero qué le vamos a hacer. Es la naturaleza humana.

"Ojalá no se haya muerto nadie todavía", pensé.


Mientras, el fuego alcanzaba el segundo pilar, y no se veía que los bomberos hicieran cosa alguna por sofocar el incendio. Solo habían dos sosteniendo una manguera y tratando de apuntar al techo. La presión de agua no era suficiente...

Más allá, otros dos bomberos luchaban contra una manguera porfiada que se negaba a engancharse con su extensión, dejando el suelo lleno de agua.

Vuelvo a mirar al techo, y ya está todo en llamas. Difícil apagarlo a esta altura. Los dos bomberos con la manguera están ahí todavía, y ahora si llega agua al techo, pero poco es lo que pueden hacer.

Comienzan a caer pedazos de techo al suelo, presagiando lo que vendría. Las murallas del edificio se comban paulatinamente, y mirando detalladamente la estructura del techo, me doy cuenta de que se está deformando cada vez más.

De las entrañas del agonizante edificio, un sonido gutural emerge, y la gran estructura del techo comienza a moverse, como en cámara lenta... colapsa el muro, y las estructuras de fierro caen a vista y paciencia de todos nosotros... caen y se asientan en el piso de abajo, tronando en el ambiente silenciado por la expectación.

A un montón de imbéciles que está al lado mío mirando, se les ocurre aplaudir, luego de que cae el techo. Espero que haya sido una muestra de sarcasmo, ante los bomberos que casi no hacían nada. Quizá estaban curados. ...quizá querían más circo... quizá querían que se destruyera completamente el edificio en un infierno de llamaradas... que curiosa la naturaleza humana...

Entre la multitud, de pronto, pasa un vendedor de helados. Aunque fuese un macabro espectáculo... no dejaba de ser un espectáculo al fin y al cabo... y un espectáculo en vivo. No puedo dejar de preguntarme... ¿de donde viene ese placer que surge al contemplar la espectacular destrucción de alguna cosa? ...pero bueno... eso da para otro post...

Volvamos al tema inicial:

...desazón reinaba en los espectadores del dantesco espectáculo, mientras recién llegaban los carabineros a tirar por todo alrededor las cintas amarillas "Carabineros - No pasar". Llegaron carabineros de todos los modelos, en moto-tortuga ninja, en moto BWM, de calle, de operaciones especiales, y a cada uno se le ocurría hacer las cosas a su pinta. Empezaron a tirar la famosa cintita amarilla y me dejaron aislado entre dos cintas. Si me iba para el poniente, había una multitud de gente detrás de una cinta. Si me iba al oriente, estaba una paca super chora que retaba a los que pasaban por debajo de la cinta...

"PERO ES QUE NO SABE LEER? AQUÍ DICE "NO PASAR", USTED NO PUEDE PASAR!!! USTED NO PUEDE PASAR!!!"

...gritaba la paca retando a un transeúnte, y mientras lo retaba, pasaban como 100 tipos más por el lado y debajo de la cinta amarilla. Para mí era difícil moverme sin atropellar gente, porque andaba con la bici, así que seguía mirando como la Madre Paca retaba a medio mundo... ya veía que se llevaba a alguien detenido por pasar debajo de la cintita amarilla...

...y mientras tanto, como por milagro, llegó el agua, y los bomberos empezaron a mojar el techo por el sector de las escaleras de ingreso, intentando evitar que el incendio se pasara para el otro lado...

Piolamente me fui en bicicleta hacia el poniente, y alcancé a escuchar comentarios de la gente que iba...

"oooh será un atentado"
Decía una señora

"nooo, debe ser un auto-atentado"
Decía un middle-aged-man

"siempre estos se salen con la suya"
Decía un viejo pesado más allá.

...yo escuchaba nomás... nada más inútil que ponerse a discutir ahí mismo en la calle... ...como si fuera a cambiar de opinion el "amigo".


Y en eso, comenzó a llegar la avalancha de periodistas... varios con libretita hablándole al primer tipo que pareciera que sabía algo, unos sacando fotos de cerca al incendio, peleándose con los carabineros, el furgón prepotente de megavisión, que llegó a estacionarse justo donde yo estaba... etc.

A esa altura ya no quedaba casi nada del incendio. Puros escombros en un ala del edificio, mientras seguían llegando bomberos, y seguía llegando gente a mirar.

Yo por mi parte, ya estaba chato de tanto humo, así que me alejé un poco, y cuando miro mis brazos estaba lleno de ceniza en la piel... y más ahumado que un jamón.

Ya no quedaba más incendio, el espectáculo se acabó, y comencé el largo camino de vuelta a casa, feliz de haberme aventurado a abrirme camino en medio del humo hacia lo desconocido, y haber comprobado que...

"La curiosidad mató al gato, pero no al ciclista"




-Daniel

3 Comments:

Blogger Raul said...

"A pesar de lo infame que es su historia para mí, también me dió un poco de pena ver como se quemaba"

y que tiene de infame???

lunes, marzo 06, 2006 7:06:00 p. m.  
Blogger ultradaniel said...

jejej lo infame es una apreciación personal, que será discutida a su debido momento.

Probablemente no sea infame para todo el mundo, pero para mí sí lo es.

lunes, marzo 06, 2006 7:18:00 p. m.  
Blogger Mechón Barsa™ said...

Lo de infame depende del lado por el que se lo vea:

- Para la derecha: El Edificio Diego Portales fue construído por la Unidad Popular.
- Para la izquierda: El Edificio Diego Portales albergó el centro del poder de la Dictadura entre 1973 y 1981.

Para mí es un edificio que rompe con la hegemonía de los edificios monótonos del sector (torres San Borja, etc.) Siempre lo vi como algo imponente. Pasó por todo en realidad. No me gusta verlo como infame, sino como parte de nuestra historia.

lunes, marzo 06, 2006 9:27:00 p. m.  

Publicar un comentario




Backlinks:

<< Home