domingo, marzo 26, 2006

...a las 22:32, otro nuevo hackeo fue lanzado a la red...

Dignidad y Respeto


" ...reniego de esa creencia inculcada subliminalmente, de que si soy un doctor, abogado o ingeniero, soy mejor persona..."

Hace algunas semanas, me tocó ver cómo dos amigos míos del Centro de Alumnos de Ingeniería Industrial hacían un largo proceso de selección, buscando una nueva secretaria. Fui testigo de cómo tenían quizá 20 o 30 currículums, y de todos ellos, elegirían solamente a una. Se dieron la lata de entrevistar personalmente a todas las que vinieron. Lo que me llamó la atención, y me llenó de orgullo, fue ver como procedieron luego de definir a la secretaria.

Fui testigo de cómo se dieron la lata de tomar los currículums uno por uno, y llamar a cada una de las demás aspirantes, para informarles que no habían sido seleccionadas para el cargo. Una de ellas les respondió "Nunca llaman para decir que no, muchas gracias por avisarme, y que les vaya super bien en todo".

Creo que es verdad, quizá nadie se da la lata de llamar a los no-seleccionados para avisarles que no se les está considerando más.

Por qué me gustó presenciar tanto este hecho?

Me gustó, porque fue una muestra de respeto a todas las postulantes a ese cargo. Más allá de que ellos fueran los que en esta situación tenían el poder, y estaban "sobre ellas", se dirigieron a ellas como personas, y tomaron parte de su tiempo para comunicarles la decisión, y liberarlas de una espera tensa y decepcionante.

Creo que no todo el mundo lo hace. Me refiero a tratar a los demás con respeto, y como personas tan dignas como uno mismo.

El fin de semana, una amiga que conocí me dijo "Es que de todo mi grupo de amigos, yo soy la única que está en la U. de Chile", como indicando que ella era la única que no lo había logrado, y eso establecía una brecha entre ella y su grupo de amigos. Bueno, ¿y eso qué tiene? -me pregunté yo-. Me parece que existe la tendencia a pensar que por el hecho de estar en tal o cual universidad, ganar tanta o tanta menos plata, nos hace distintos de otras personas en cuanto a dignidad.


Tendencia a pensar que ciertos hechos nos hacen más o menos dignos que otros.

Tendencia a pensar que ciertas situaciones nos hacen más o menos merecedores de respeto.


Nada mas distante de mi pensamiento. Creo que todas las personas, por el mero hecho de ser personas, merecen ser tratadas con la misma decencia, respeto y dignidad. Y no vengo aquí a ponerme en casos extremos, como casos de racismo, sino en aquellos casos más sutiles, en donde las diferencias se hacen más punzantes y crueles. Los inmigrantes ilegales, por ejemplo. Claro que están de ilegales aquí, pero no por eso se les debe tratar sin respeto, o como personas carentes de dignidad.

A lo que voy, es que la dignidad de una persona es la misma, ya sea el(la) Presidente de la República, o sea el que limpia vidrios de autos en la esquina, el estudiante de la universidad tradicional, o de instituto, o el que no pudo estudiar y tiene que trabajar desde joven, o la dueña de casa, o cualquier persona.

He visto casos en que gente no se considera del mismo status que otra, y no la saluda, o la trata como si fuera de otro nivel.

Nuestro país todavía puede ser mucho mejor, si entendemos que cada persona vale tanto como la otra que está al lado. Los títulos universitarios, los cargos importantes, no hacen a nadie más valioso, ni más respetable que a otra persona.

Claro que están los casos extremos, por ejemplo, un ex-convicto, un ex-criminal. Es interesante este caso. Estamos acostumbrados a que lleven ese estigma para siempre, y por ese mismo hecho, es casi imposible que se rehabiliten. La rehabilitación tiene que partir por poner confianza en ellos. Si nuestra concepción de ellos pudiera cambiar, y asumir que también por ser personas, merecen respeto, de a poco su situación creo que cambiaría. No digo que sea facil. Este es un caso extremo, y no vengo a dar soluciones milagrosas y poco realistas. Creo que hablaré de ello en otra oportunidad.

Como dije antes, el tema que me trae a escribir esto, es el de aceptar la dignidad de otras personas, cuando las diferencias son "sutiles". Diferencias de educación, diferencias de origen socioeconómico, por ejemplo.

Pues vengo yo y patudamente propongo la mencionada actitud frente a la vida. Para no ser como el cura gatica, la vengo practicando desde hace tiempo, y no digo que he cambiado al mundo, pero me gusta como lo veo desde esta perspectiva.

Creo que a medida que nos ponemos viejos, las malas costumbres de prejuzgar a la gente se acentúan, y llegan a ser un estilo de vida. Aquí está la oportunidad. Como decía Felipe Berríos:


"Necesitamos con urgencia que seas un joven de verdad, para que así nos sacudas de nuestro letargo y no nos dejes acostumbrarnos a lo que nunca nos deberíamos haber acostumbrado"


Nos corresponde a nosotros, no aceptar que personas sean tratadas sin dignidad, o sin respeto en este mundo. Comencemos por nuestro entorno, comencemos por nosotros mismos, mirando a cada persona que está al frente de nosotros, como una persona igualmente valiosa, merecedora de respeto y dignidad tanto como nosotros mismos, sin importar las diferencias que nos han marcado a lo largo de nuestra vida.

No dejemos que las malas costumbres de los más viejos se nos peguen a nosotros.
-Daniel Pizarro P.

4 Comments:

Blogger Mechón Barsa™ said...

Ese post iba al Charchazo, ah?

Primero que todo, Hats off para los muchachos del CEIN. Debe haber sido una pega jodida para ellos haber hecho eso, pero ahí estaba lo que me decía Carlos acerca de una corriente que se está dando en Industrias: Hacer una mejor gestión humana. Felicidades muchachos y sigan haciendo tan excelente trabajo.

Y respecto de la secretaria que respondió, supongo que fue la única, porque el resto de las n-1 secretarias debe haber quedado muda de la impresión. La típica frase "te estamos llamando" es tan parte de la idiosincracia nacional que nadie se esperaría que lo llamaran a uno para decirle "No, no quedaste" (de hecho de repente es uno el que llama y queda como "arrastrado").

Se llama calidad humana, señores. Gran post.

domingo, marzo 26, 2006 11:18:00 p. m.  
Blogger Jose Miguel said...

Buenisimo el comentario.

("Es radio Concierto que va, por el camino de la paaaaaaz")

martes, marzo 28, 2006 12:40:00 a. m.  
Blogger Raul said...

Act locally, think globally

martes, marzo 28, 2006 3:58:00 p. m.  
Blogger Mechón Barsa™ said...

Chica caída de carnet, eh Chano?

martes, marzo 28, 2006 4:53:00 p. m.  

Publicar un comentario




Backlinks:

<< Home